Comment is free 

Si yo fuese defensa, Neymar se iba a llevar unas cuantas patadas. Mi novia en la grada viendo a un mohicano anémico, de languidez emo, haciéndome trastabillar como un borracho del que compadecerse. Precisamente a los defensas, que son quienes más fuerte eructan en el vestuario. Digo, al margen de sentimentalismos, que zurraría a Neymar porque tengo la flexibilidad de un altramuz. Por fortuna, los defensas, cuando no logran anticiparse al delantero, tienen un recurso que se llama FALTA. Sí señor, es un recurso que puede usarse dentro de los límites que marca el reglamento. Y no me negarán que hay faltas bellas, como la falta técnica que denota inteligencia, a lo Xabi Alonso. No debe extrañar mucho que alguien como Neymar, niño insolente en una convención motera, sea quien más faltas recibe. Su superioridad de globetrotter es también su castigo. Los opinadores de la prensa folclórica ya reclaman especial protección para el futbolista. “Comment is free”, ya se sabe. Me encantaría que desarrollasen un poco más su propuesta. ¿Debería haber dos reglamentos? ¿No sería una manera de beneficiar a los clubes que pueden contratar a los jugadores con más clase? ¿No sería una manera de sancionar que hay un juego superior a los demás? ¿Quién escogería a los jugadores sujetos a esta reglamentación especial?

Anuncios